Mantenerse firme ante las adversidades

Si buscas en el diccionario abandonar aparece: “Dejar una ocupación, un intento, un derecho… emprendido ya”. Siempre, la salida mas fácil es abandonar, pero… ¿Sabes que? Lo que separa a los ganadores de los perdedores es justamente eso, que no abandonan  y se esfuerzan el tiempo suficiente para ganar.

Razones por las cuales no deberías abandonar tu proyecto o sueños 

  1. ¡No te acostumbres! Si, la pongo la primera. Porque una vez que te acostumbras a no seguir con tus proyectos te acostumbras, mejor dicho, te mal acostumbras a perder.
  2. Las posibilidades de volver a intentarlo son casi nulas cuando se ha abandonado una vez. No pierdas la oportunidad de alcanzar tus sueños.
  3. Si abandonas, todos los esfuerzos anteriores no habrán valido para nada.

Mantenerse firme

Algunos consejos para mantener tu proyecto vivo y seguir adelante

  • En el camino vas a encontrarte fracasos. Aprende a verlos como un aprendizaje necesario para alcanzar el éxito. El fracaso lo vas a experimentar tarde o temprano. No limites tus posibilidades por tenerle miedo al fracaso. Hay personas que le temen tanto que prefieren no hacer nada y decirle adiós a sus sueños y proyectos.
  • Nunca te veas como fracasad@ aunque sientas frustración. Al revés, no disminuyas el ritmo y felicítate por tus intentos.
  • Concédete tiempo. El éxito exige tiempo y esfuerzo. Si te han dicho que no, te han engañado. A veces somos muy impacientes.
  • Mira cada paso que des, por pequeño que sea, como una “inversión” en tu proyecto o negocio.
  • Ponte objetivos a corto plazo (30 días).  Cuando las cosas no van como uno quiere, las pequeñas victorias hacen que nos mantengamos firmes en nuestro proyecto.
  • No te compares. Cada quien va a su ritmo, y si alguien le va mejor que a ti, seguramente ya ha “pagado el precio” y tu todavía estás en el camino.
  • ¡Sigue intentándolo! Vas en el buen camino. El camino no tiene por qué ser perfecto, y tenemos que adaptarnos para seguir intentándolo.

La vida, por suerte o por desgracia no es infinita, y si tienes una meta, sabes lo que es realmente importante para ti, y deseas conseguirlo, debes de ir a por ello. Siendo constante podremos lograrlo.

Anuncios

El entusiasmo como fundamento esencial para el éxito

Estar entusiasmado con lo que se hace. Parece fácil cuando las cosas van bien, pero ¿y cuando no van como deseamos? Es entonces cuando se hace bastante difícil. Pero tu capacidad para enfrentarte a los aspectos negativos que surjan será un factor determinante para alcanzar el éxito.

Entusiasmo

 

Art Williams en su libro “Como superarse a sí mismo”  dice:

Mas del 90% del éxito consiste en estar siempre entusiasmado… sobre todo cuando uno no se siente así

Así es como la capacidad para reponerse a pesar de que las cosas no vayan como uno quisiera hace a una persona continuar cuando otros simplemente abandonan.

  •  Automotívate: Cuando uno escucha un discurso, un CD  motivacional, va a una conferencia o simplemente lee un libro, sentimos una gran motivación, pero que en ocasiones tan solo durará unas horas o unos días. Aunque siempre es bueno dejarse motivar, si algo no cambia en nuestro interior no es suficiente. Hay que motivarse a uno mismo para conseguir ese estímulo duradero que nos ayudará a conseguir el éxito que andamos buscando.
  • Contágialo: El entusiasmo es contagioso. Cuando uno está entusiasmado, la gente se contagia y quieren saber y experimentar ese entusiasmo. Así que no tenga miedo de mostrar su emoción en lo que está haciendo, puesto que eso no es una debilidad, sino tu más poderosa arma. Nunca nadie seguirá a una persona desilusionada y que se queje a cada rato.

A veces ser positivo y tener un carácter entusiasta puede ser bastante duro, sobre todo cuando todo está en contra. Hay que trabajarlo mucho para vencer a la naturaleza humana que a veces siempre está en un estado de preocupación constante, tiene temores y dudas. Así que el esfuerzo merece la pena, no seas de los que tira la toalla y abandona.  Todo el mundo tiene problemas, pero la única manera de enfrentarse a los contratiempos en manteniendo una actitud positiva.

Factores que impiden escuchar bien a los demás

Escuchar es una gran manera de ayudar a otros y a nosotros mismos. Al convertirte en un buen oyente adquieres la habilidad de desarrollar relaciones fuertes, reunir información valiosa y aumentar el entendimiento para con los demás y nosotros mismos. Pero, ¿Que nos impide que escuchemos bien a los demás?

Factores que impiden escuchar bien a los demas

  • Falta de enfoque. Es necesario convertirse en un buen oyente y aprender a dirigir la energía y atención a la persona que nos habla, así como observar su lenguaje corporal y expresiones.
  • Menospreciar el oír. Y exagerar el valor de hablar. Los buenos comunicadores saben como nivelar el promedio de hablar y escuchar.
  • Estereotipos. Estereotipar a otras personas tiende a hacer que escuchemos lo que esperamos en lugar de lo que dicen realmente. No hay que tratar a las personas estrictamente como miembros de un grupo, sino como individuos.
  • Fatiga mental. Estar escuchando a otros durante extensos periodos de tiempo puede ser fatigador. Para conseguir ser un buen comunicador y un buen líder debes concentrarte y sacar energía para estar siempre enfocado en la conversación.
  • Cargas emocionales. Casi todas las personas tenemos filtros emocionales que impiden escuchar ciertas cosas debido a experiencias (buenas o malas) que pueden hacernos reaccionar en el momento que se perciba una situación parecida. Si estás preocupada/o por algún tema el cual te pone a la defensiva es probable que tengas que resolver tu asuntos para poder escuchar bien lo que nos dicen los demás.
  • Egocentrismo. Si eres de las personas que piensa que solo importas tú, no escucharás a nadie. La ironía de la vida es que cuando no escuchas a alguien te haces mas daño a ti mismo que a la otra persona.

Se que es difícil controlar todos estos puntos que nos hacen perder atención y dificulta ser un buen oyente. Pero recuerda:

Para convertirte en un buen oyente, tienes que desear oír.

 

El efecto ganador y el fracaso como estrategia de aprendizaje

El éxito produce efectos en nuestra mente y cerebro que nos hace sentir bien y además es un estimulante para afrontar nuevos desafíos. Cada vez que ganamos nuestra bioquímica cambia y segregamos mas testosterona, y esta a su vez hace que aumenten los niveles de dopamina, un neurotransmisor que activa los circuitos neuronales con que elaboramos nuevos planes, objetivos y estrategias.

efecto ganador

Además la dopamina activa nuestro circuito de recompensa, el centro desde donde sentimos placer y que nos motiva a repetir. Si hemos ganado una vez, queremos ganar mas. El éxito es como una droga: Nos hace sentir mejor, elimina la ansiedad, elimina los miedos, elimina la depresión, mejora las capacidades cognitivas y nos hace ser mas creativos.

Sin embargo, cuando llevamos mucho tiempo ganando, nuestro cerebro corre el riesgo de intoxicarse. Un exceso de testosterona y dopamina puede hacer que nos obsesionemos con el éxito y ya no importarían tanto los objetivos iniciales. Además podría aumentar el egocentrismo y reducir la empatía.

El efecto ganador

En el otro extremo se encuentra el fracaso. Hay que aprender a llevar con naturalidad la posibilidad de fracasar. Estudios psicológicos explican que las personas se enfrentan al fracaso según su creencia implícita sobre el talento:

  • Enfoque fijo sobre el talento: Son personas que piensan que el talento y las habilidades son innatas. Este tipo de persona evita los desafíos, se rinde fácilmente ante los obstáculos, y considera el esfuerzo innecesario. El fracaso para ellos significa carencia de talento y por lo tanto su asimilación es dura.
  • Enfoque incremental sobre el talento: Son personas que piensan que el talento es fruto del tesón y el esfuerzo por mejorar. Aceptan desafíos, persisten ante obstáculos, y asumen el esfuerzo como aprendizaje. El fracaso para ellos es la prueba de que se están esforzando y es una estrategia para mejorar.

De todo esto hay que aprender que tanto el éxito como el fracaso son valores que hay que saber aprovechar en nuestra favor para crecer en nuestra vida. No podemos dejar que el éxito cambie nuestros objetivos iniciales ni que nos haga una persona egocéntrica. Al contrario, hay que aprovecharlo para seguir creciendo con mas confianza en lo que hacemos. Por otro lado, cuando fracasemos en algo, tenemos que felicitarnos por el esfuerzo, y no por los resultados. Eso nos permite mejorar y arriesgarnos mas.

Fuente: Programa Redes número 143, Eduardo Punset.

 

Actitud mental positiva en tiempos de crisis

Vivas en una etapa de tu vida buena o mala, habrás notado que el estado de ánimo nunca es estable. Tiende a subir y a bajar según acontecimientos externos y sobre todo de tu estado mental o actitud mental correcta.

Seguramente recordarás con alegría cuando te regalaron tu primera bicicleta, o cuando te subieron el salario, o cuando pudiste comprar tu primer coche.  ¡Que sensación! El estado de ánimo se dispara y alcanzas una satisfacción vital y de dicha enorme. Al contrario pasa cuando recibes una mala noticia o la pérdida de alguien o de algo importante. Tu dicha o estado de ánimo baja de forma instantánea.  Aunque después de un tiempo, el estado de ánimo tiende a recuperarse. Es lo que se conoce como tiempo de adaptación.

Estados de animo

Según la psicología, la felicidad cotidiana está íntimamente relacionada con nuestra perspectiva de las cosas y de los acontecimientos. Los seres humanos tenemos una tendencia a comparar las cosas (Fulanito es mas guapo, mas alto, mas inteligente) y a veces eso conlleva  frustración por no salir las cosas como creíamos.

También existen estudios en los que se demuestra que nuestros niveles normales o habituales de felicidad están condicionados en gran parte por factores genéticos.

perspectiva de las cosas

Es por ello, que adquirir una mentalidad positiva (aunque a veces sea imposible hasta pensarlo) nos ayudará a tener una mejor satisfacción vital, haciendo que los acontecimientos externos negativos tengan poco impacto en nuestra felicidad y cuando sean positivos, tenga mayor impacto sobre nuestra felicidad.

Una actitud mental correcta es valorar lo que tenemos, utilizar de forma positiva nuestras circunstancias favorables (salud, posesiones, amistades, familia, etc). Si estamos malhumorados, tristes o frustrados, nuestras circunstancias favorables tendrán poco impacto en nuestra felicidad.

Seguramente conozcas a personas con muchas razones para no ser plenamente feliz, algún discapacitado o alguien que ha perdido algo muy valioso en la vida, pero sin embargo, tienen una actitud mental positiva capaz de superar cualquier acontecimiento externo. En el otro extremo, hay personas que tienen todo lo que cualquier persona puede pedirle a la vida, pero no son capaces de mantener su dicha en el tiempo, tienden a no ser felices.

En estos tiempos mas que nunca, debemos centrarnos en todo lo bueno que tenemos a nuestro alrededor, disfrutar el momento, cambiar nuestro lenguaje negativo por uno positivo, sonríe siempre que puedas puesto que es contagioso, y sobre todo aprender, siempre aprendiendo.