El entusiasmo como fundamento esencial para el éxito

Estar entusiasmado con lo que se hace. Parece fácil cuando las cosas van bien, pero ¿y cuando no van como deseamos? Es entonces cuando se hace bastante difícil. Pero tu capacidad para enfrentarte a los aspectos negativos que surjan será un factor determinante para alcanzar el éxito.

Entusiasmo

 

Art Williams en su libro “Como superarse a sí mismo”  dice:

Mas del 90% del éxito consiste en estar siempre entusiasmado… sobre todo cuando uno no se siente así

Así es como la capacidad para reponerse a pesar de que las cosas no vayan como uno quisiera hace a una persona continuar cuando otros simplemente abandonan.

  •  Automotívate: Cuando uno escucha un discurso, un CD  motivacional, va a una conferencia o simplemente lee un libro, sentimos una gran motivación, pero que en ocasiones tan solo durará unas horas o unos días. Aunque siempre es bueno dejarse motivar, si algo no cambia en nuestro interior no es suficiente. Hay que motivarse a uno mismo para conseguir ese estímulo duradero que nos ayudará a conseguir el éxito que andamos buscando.
  • Contágialo: El entusiasmo es contagioso. Cuando uno está entusiasmado, la gente se contagia y quieren saber y experimentar ese entusiasmo. Así que no tenga miedo de mostrar su emoción en lo que está haciendo, puesto que eso no es una debilidad, sino tu más poderosa arma. Nunca nadie seguirá a una persona desilusionada y que se queje a cada rato.

A veces ser positivo y tener un carácter entusiasta puede ser bastante duro, sobre todo cuando todo está en contra. Hay que trabajarlo mucho para vencer a la naturaleza humana que a veces siempre está en un estado de preocupación constante, tiene temores y dudas. Así que el esfuerzo merece la pena, no seas de los que tira la toalla y abandona.  Todo el mundo tiene problemas, pero la única manera de enfrentarse a los contratiempos en manteniendo una actitud positiva.

Factores que impiden escuchar bien a los demás

Escuchar es una gran manera de ayudar a otros y a nosotros mismos. Al convertirte en un buen oyente adquieres la habilidad de desarrollar relaciones fuertes, reunir información valiosa y aumentar el entendimiento para con los demás y nosotros mismos. Pero, ¿Que nos impide que escuchemos bien a los demás?

Factores que impiden escuchar bien a los demas

  • Falta de enfoque. Es necesario convertirse en un buen oyente y aprender a dirigir la energía y atención a la persona que nos habla, así como observar su lenguaje corporal y expresiones.
  • Menospreciar el oír. Y exagerar el valor de hablar. Los buenos comunicadores saben como nivelar el promedio de hablar y escuchar.
  • Estereotipos. Estereotipar a otras personas tiende a hacer que escuchemos lo que esperamos en lugar de lo que dicen realmente. No hay que tratar a las personas estrictamente como miembros de un grupo, sino como individuos.
  • Fatiga mental. Estar escuchando a otros durante extensos periodos de tiempo puede ser fatigador. Para conseguir ser un buen comunicador y un buen líder debes concentrarte y sacar energía para estar siempre enfocado en la conversación.
  • Cargas emocionales. Casi todas las personas tenemos filtros emocionales que impiden escuchar ciertas cosas debido a experiencias (buenas o malas) que pueden hacernos reaccionar en el momento que se perciba una situación parecida. Si estás preocupada/o por algún tema el cual te pone a la defensiva es probable que tengas que resolver tu asuntos para poder escuchar bien lo que nos dicen los demás.
  • Egocentrismo. Si eres de las personas que piensa que solo importas tú, no escucharás a nadie. La ironía de la vida es que cuando no escuchas a alguien te haces mas daño a ti mismo que a la otra persona.

Se que es difícil controlar todos estos puntos que nos hacen perder atención y dificulta ser un buen oyente. Pero recuerda:

Para convertirte en un buen oyente, tienes que desear oír.

 

Mejorar Liderazgo: Como añadirle valor a otros

Si cultivas una actitud positiva pensando en otros te podrá ser natural ayudar y disfrutar del privilegio adicional de la influencia en la vida de otros. Cuando valoramos a las personas y les añadimos valor sin esperar nada a cambio, éstas se dan cuenta que son valoradas, que les importan a los otros. Eso hace que se sientan positivas en cuanto a sí mismas.

Mejorar liderazgo

Os propongo seis puntos importantes a la hora de añadir valor a las personas y ayudarlas a avanzar para alcanzar su potencial:

  1. Creer en la gente. Dale a las personas tu confianza y esperanza. Harán lo que puedan para no defraudarte.
  2. Compromiso. Comprométete a ayudar a las personas a cambiar sus prioridades y acciones. El amor por otros siempre encuentra maneras de ayudar.
  3. Dar sin esperar nada a cambio. Ayudarlos es un aspecto de liderazgo. Sin necesitas a la gente, no puedes dirigirlos.
  4. Ponte a su disposición. Hay que tener un contacto personal para lograr que tengan confianza en sí mismos y en la relación.
  5. Dar oportunidades. A medida que las personas que ayudas logran fortaleza, hay que darles más oportunidades para crecer y tener éxito. Eso les ayudará a continuar seguros, respetados y animados.
  6. Llévalos aun nivel superior. Tu meta siempre debe ser ayudar a las personas a avanzar a un nivel superior para alcanzar su potencial.

añadir valor a las personas

Desarrolla un medio ambiente sustentador en tu casa, en tu negocio, en tu vida. Tu meta: hacer que quienes te rodean se sientan amados, respetados y seguros. Elimina toda crítica negativa y busca solo cosas positivas para decirles a otras personas.

Recuerda: Una persona influyente tiene fé en las personas.